Nota Diario LA NACION – Dr. Fortunato Benaim

Cuando se le pregunta cuál es su fórmula secreta para conservar una memoria prodigiosa, una lucidez y un entusiasmo envidiables, contesta con la misma velocidad con que recuerda las fechas y nombres que jalonaron una vida de pasión y entrega a su profesión: «Tener una mujer con la que uno se entienda bien y proyectos de vida».

Cuando le falta menos de un año para cumplir los cien y después de haber pasado varios meses en terapia intensiva por un absceso hepático, el doctor Fortunato Benaím, pionero de la medicina del quemado en el país y en gran parte del continente, tiene por lo menos cuatro nuevos planes en cartera: desarrollar una red asistencial en todo el país para que en cualquier pueblo o ciudad el paciente pueda acceder a atención de excelencia; crear una maestría en quemaduras; fundar una beca latinoamericana para que jóvenes profesionales puedan entrenarse en centros de otros países y hacer un estudio epidemiológico de quemaduras en el país. ¡Una vitalidad que da (sana) envidia!

NOTA COMPLETA